miércoles, 20 de enero de 2010

A veces...

Una llamada puede cambiarte la vida.

Pero ...

hoy no ha sido el día.

Todo dependía de un simple "si" o un "no".


Y esta vez desafortunadamente ganó el No.







Y ahora me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo, me fustigo. 




Abigail López Torres.

8 comentarios:

Fernando Tavares dijo...

Texto guapo. I love this blog.
***

Pily dijo...

No es mejor saber la respuesta que no tenerla nunca??

Besos...

Arezbra dijo...

No creo que le dejes ganar, seguro que tú te has dejado vencer fustigándote,fustigándote,fustigándote....
Besos

Javier González dijo...

Espera a mañana:)

Ácrata de bajo consumo dijo...

Gracias por seguirme! :)
Yo también te sigo.

pd. EL del final de tu blog me ha
parecido Haruki Murakami, ¿lo es?

Esteban C.R. dijo...

no te fustigues, fustiga a la dinámica real de la vida

candela dijo...

mejor eso que no saber

:)

Kalle Eremit dijo...

Tía, me gustan los textos de este tipo. Pensamientos que se tienen y que pocas veces se escriben.

Sigue con los diálogos y estos textos.

Un besazo!