viernes, 3 de septiembre de 2010

donde estan los besos que nos dimos se los comieron las orugas.


No me acostumbro.

A todo bonito, a todo bien, a todo perfecto.

Siempre fui de extremos... de estar muriendo en vida...

o de comerme la euforia por todas las esquinas...

y ahora siento paz... una paz que jamás había experimentado en mi vida...

y me muero de miedo... y pienso que todo se joderá...

porque no estoy acostumbrada a que no se joda.

Porque todo siempre se destruía a mi paso.

Y me pongo triste sin saber los motivos y si siquiera los quiero saber.

Fumo... cierro los ojos... jamás me bañé desnuda en la playa de noche.

Quiero acostumbrarme a mis nuevos sentimientos a esta paz que abruma...

quiero que me guste estar bien y no sentirme triste por ello.

Quiero que tus manos me agarren muy fuerte cuando caminemos por la calle.

Quiero sentirte a cada paso... quiero que estes cerca...

pero no quiero que te pese.

Sé que es complicado estar conmigo si hasta yo misma lo siento así...

cuantos se rindieron por el camino...

Yo con ginebra y fuego quemé sus huellas.

Ahora solo quiero salir de este lugar.